El futuro próximo de la Justicia

El servicio de formación del Poder Judicial ha creado un grupo de trabajo bajo el nombre «Tecnología, Inteligencia artificial y administración de justicia» cuyo objetivo es investigar la aplicación de la Inteligencia Artificial y la tecnología blockchain para algoritmizar y automatizar tareas y decisiones judiciales, consiguiendo descongestionar el actual colapso judicial, haciendo estos procesos más eficientes, reduciendo costes y, sobre todo, tiempo.

Como decíamos, la finalidad de este grupo de trabajo es utilizar el recurso a la Inteligencia Artificial, IA, para descargar de trabajo a los jueces y agilizar los procesos judiciales. La IA permite analizar en segundos lo que una persona tardaría varios días en leer.

La Agencia Española de Protección de Datos en su Guía de 13 de febrero de 2020 para adaptar al RGPD los productos y servicios que utilicen Inteligencia Artificial, define, con carácter general, la IA, como la capacidad de una máquina de realizar análisis e inferencias a partir de información compleja o incompleta.

Sin embargo, esta misma Guía, también concluye y advierte de que “los principales problemas de las soluciones de IA no es la IA en sí, sino cómo van a usar las personas la tecnología IA y los nuevos sesgos psicológicos que se derivan de su empleo. En particular, es necesario prestar especial atención a atribuir responsabilidades a componentes IA sin supervisión y sin adoptar una posición crítica”.

Ante esta problemática, el referido grupo de trabajo, ya ha enfocado el uso de esta herramienta en la vía judicial, supeditando la decisión última siempre a criterio de una persona, el juez/a o magistrados/as, solucionando de esta forma un posible sesgo arbitrario y discriminatorio.

Este proyecto, IA en la vía judicial, proyecta varios ejemplos concretos para una justicia más eficiente:

  • Algoritmizar los parámetros para valorar el riesgo de fuga de un investigado/a para acordar su libertad o prisión provisional. De esta forma, para poder estimar si una persona va a intentar escapar mientras se investiga y hasta que haya juicio, se valoran circunstancias como el arraigo familiar, social, laboral, si tiene domicilio conocido, antecedentes, a efectos de reincidencia, etc… parámetros todos ellos que se pueden determinar a través de un algoritmo que los analizaría y arrojaría un resultado en segundos, para que el juez/a los revisase y decidiese mucho más rápido que si tuviese que consultar cada uno de ellos.
  • Borradores de sentencias sobre asuntos, en principio más sencillos de enjuiciar. Como, por ejemplo, los divorcios de mutuo acuerdo, en el que las partes podrían cubrir un formulario; Los desahucios, pudiendo analizar prácticamente de forma inmediata, si se ha producido una ocupación, decidiendo y procediendo al desalojo en el mismo día, en vez de esperar 4 meses para el mismo; Reclamaciones de deudas de cantidades “pequeñas”. Este sistema por medio de IA ya funciona en Estonia para reclamaciones de menos de 7.000 €; Reclamaciones bancarias y de consumidores y usuarios en las que los asuntos y argumentos de las partes son prácticamente idénticos respecto a la abusividad o no de las cláusulas.

Entendemos que el uso de la Inteligencia Artificial en la vía judicial necesita un estudio profundo a fin de mantener las garantías procesales y seguridad jurídica, pero también es cierto que el colapso judicial actual necesita una solución y puede ser esta. Puesto que, como decía el famoso filósofo, político y pensador Séneca, “Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”.

Para más información contacte con nosotros, le informamos sin compromiso en el teléfono 988 609 224 y en de******@ar***********.com

Síganos en Facebook y vea nuestro blog de protección de datos, para mantenerse informado de todas las novedades.

Arias Avogados

Comparte este artículo en tus redes
Toll Free
1-885-245-45635
New York
1-455-245-45623
Toronto
1-657-544-45623